Enseñanza paterna

Ayer, mientras tendía ropa a secar en el patio, escuché esta conversación de un padre con su hijo de unos tres años, todavía con media lengua:

– … el Calo.

– ¡Hijo puta el Carlos!. A ver, ¿cómo es?

– Jo puta el Calo.

-¡Bien!

¡Qué gracioso resulta un crío diciendo palabrotas! Cuando crezca un poquito se preguntará dónde las habrá aprendido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s